La Ley General de víctimas nace de un contexto en el que la “guerra contra el narco” se ha llevado 150 mil muertos y 28 mil desaparecidos. En un principio el discurso oficial fue que todos los perjudicados eran delincuentes o policías y militares que los combatían; sin embargo con la proliferación de víctimas de la sociedad civil, se empezaron a organizar colectivos que buscaban justicia para los muertos y encontrar a los miles de desaparecidos.

A partir del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad encabezado por Javier Sicilia que las víctimas y sus aliados plantearon la necesidad de construir leyes e instituciones para la atención integral de las víctimas, a fin de garantizar su acceso a la justicia, su protección y la reparación del daño causado por la acción u omisión del Estado mexicano.

Fue entonces que organizaciones civiles, especialistas y académicos comenzaron a trabajar en un marco legal que se convertiría en la “Ley General de Víctimas”, ley que a pesar de ser aprobada por la cámara de diputados y senadores fue vetada por el entonces Presidente Felipe Calderón.

Es importante conocer el origen de la ley de Víctimas para reconocer la necesidad de que esta ley sea abordada desde el punto de vista de las víctimas, resulta incongruente que el ejecutivo designe al titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) y que las decisiones recaigan en una sola persona y no en un cuerpo colegiado plural.

Los diputados de #MORENA resaltan la importancia de que la Comisión Ejecutiva se integre por víctimas, sociedad civil y académicos con facultades para decidir sobre el programa anual de trabajo y las prioridades para ejercer el presupuesto.

 

 



 

Comments

comments