Para nadie es un secreto que el principal argumento para aprobar la reforma energética fue que los precios de la gasolina, diésel, luz y gas iban a abaratarse gracias a la libre competencia. Es más, en teoría la razón de ser del “Pacto por México” en el que se aliaron PAN, PRI y PRD era realizar reformas que proyectarían a México hacia un futuro próspero.

Sin embargo la realidad es que la disminución de los precios de los energéticos no sería consecuencia directa de la reforma energética, como nos quisieron convencer el PRI y el PAN en los titulares de la prensa y en los spots de televisión. La realidad es que el precio ahora depende a las fluctuaciones del mercado y de la adición del impuesto especial a los combustibles (ieps), gracias a la aportación del PAN.

“Vengo a esta tribuna a reivindicar los derechos de autor (del art.5 transitorio de la ley del IEPS de la reforma energética) porque el primer partido que planteó disminuir el precio de la gasolina y ESTABLECER UN PRECIO REFERENCIADO AL VALOR DEL MERCADO, fue Acción Nacional (PAN) en el Pacto por México y el primer político que pidió bajara la gasolina fue Ricardo Anaya cuando era coordinador y no nos vamos a equivocar” jactaba Federico Döring diputado federal del PAN durante el posicionamiento del partido en la Ley de Ingresos de 2016.

En contraparte, MORENA denunció las medidas recaudatorias de esta misma ley, pues la federación recibirá más de 200 mil mdp tan solo de ingresos provenientes del impuesto especial a los combustibles (ieps), lo que significa un incremento de más del 600 por ciento con respecto al monto del año pasado. Dinero que saldrá directamente del bolsillo de los ciudadanos.

Cuitláhuac García diputado federal de MORENA expuso: “El fracaso de la reforma energética también está aquí en la ley de ingresos. Esta ley está considerando a través del impuesto a las gasolinas y el diésel, un monto de más de 200 mil mdp. Yo vuelvo a insisitir, entonces ¿Cómo es que pronostican que va a bajar la gasolina?”.

Ya pasaron tres años desde la aprobación de la Reforma Energética, y no se han visto los beneficios que el PRI y el PAN prometieron, es más ha sido todo lo contrario, gasolina más cara, aumento en las tarifas de luz, como resultado aumentarán los costos del transporte público, y el de los productos ya que la gasolina tiene un efecto multiplicador importante, es decir si el precio de la gasolina sube, todo sube.

MORENA es consciente de que no es posible ni justo seguir cargándole la mano a los mexicanos en beneficio de unos cuantos por lo que sus propuestas son opuestas a lo que establece la reforma energética, se trata de construir más refinerías en lugar de vender las que ya se tienen, impulsar la extracción de gas y fortalecer la industria eléctrica para dejar de comprar gasolinas y otros combustibles en el extranjero y así reducir el precio de los energéticos.

 

 



 

Comments

comments